La miopía es una condición del ojo que puede ser provocada por varios factores, entre ellos los más frecuentes son de tipo anatómico.

Como ya habíamos comentado en otro posteo anterior, la emetropía se alcanza cuando los rayos de luz que vienen del infinito se posan justo sobre el área de la retina especializada en recibir los rayos luminosos, la fóvea. En caso de que los rayos no lleguen a la fóvea, esto derivará en alguna condición que provoque un vicio de refracción (Miopía, Hipermetropía o Astigmatismo). En el caso de la miopía los rayos de luz llegan por delante de la retina lo que provoca una imagen borrosa en distancias lejanas.

Cuando los rayos de luz llegan por delante de la retina tienen dos causas principales: Cuando el ojo es muy largo se dice que es una miopía axial (Por que el largo axial del ojo es mayor a lo normal) y cuando la córnea es muy curva, se dice que es una miopía de curvatura (A mayor curvatura, mayor convergencia de la luz, llega más adelante de la retina) en cualquiera de los dos casos el resultado es el mismo, se debe compensar con lentes para poder ver bien en las distancias de lejos.

Síntomas de la miopía

El síntoma más típico de la miopía es la visión borrosa de lejos, incluso con bajas dioptrías de miopía el paciente suele ver muy borroso imágenes que estén a una distancia mayor o igual a 5 metros.

Ahora bien, la mala visión de lejos se acompaña de muy buena visión de cerca por lo que la mayoría de las personas que padecen esta condición no tienen problemas para ver sus teléfonos o leer pero si manifiestan visión borrosa cuando ven algún letrero.

Otro de los síntomas de la miopía es la fatiga visual, producto de la mala visión se tiende a hacer más esfuerzo donde se involucra la acción de los músculos que están relacionados con el ojo, provocándose dolores de cabeza en la parte frontal.

Tratamiento de la miopía

El tratamiento de la miopía dependerá de la cantidad de dioptrías que se necesiten corregir (poder o fuerza del lente). En el caso de las miopías de hasta 5 dioptrías se recomienda el uso de gafas convencionales. Cuando sobrepasan estas graduaciones es mucho más recomendable el uso de lentes de contacto que proporcionan mejor visión, mayor comodidad (menos peso), y mayor estética.

Otro tratamiento es la cirugía láser (Lasik) con la que se moldea la cornea de forma que los rayos de luz lleguen justo a la fóvea y de esta forma, en caso de que la cirugía sea un éxito, el paciente podrá ver imágenes con nitidez sin la necesidad de usar gafas convencionales ni lentes de contacto. Se recomienda que estas cirugías se hagan después de los 25 años de edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *