Últimamente es muy común escuchar que la luz azul es perjudicial para la salud y que está presente en los aparatos electrónicos que usamos que tengan pantallas led. (Celulares, computadoras, etc.) La verdad es que la luz azul está presente en casi todos lados y estamos expuesta a ella una buena cantidad de tiempo, por ejemplo solo con estar parados en la calle ya estamos expuestos a ella. Pero por estos días, nos hemos sobreexpuesto a este tipo de luz ya que está presente en la mayoría de los aparatos que utilizamos a diario.

Investigaciones han determinado que las ondas azules, encontradas al final del espectro de la luz, justo antes de los rayos UV, son beneficiosas durante el día. Nos ayudan a mejorar: atención, tiempo de reacción e incluso nuestro humor. Una de las principales consecuencias es que se suprime la secreción de melatonina, una hormona que influye en el ritmo circadiano, lo que ocasiona dificultades para alcanzar el sueño.

Es común que, al no poder conciliar el sueño, tendamos a pasar más tiempo en nuestros aparatos, esperando así a que nos de sueño. Si tienes insomnio y antes de dormir te la pasas viendo series o revisando las redes sociales, es probable que tengas los mismos síntomas que una parte importante de la población. Este «sindrome» algunos expertos los han llamado «Síndrome de visión de computadora».

Algunos estudios han sugerido que la sobreexposición a las pantallas está relacionada con otras condiciones relevantes como fatiga visual, miopía, astigmatismo, irritación ocular e insuficiencia de convergencia. Por lo mismo, en varias empresas donde sus trabajadores están mucho tiempo expuestos a computadoras se han establecido horarios de descanso y recomendaciones de filtro azul para las personas que usen anteojos.

¿Cómo contrarrestar los efectos de la luz azul?

 

Existe un estudio realizado con adolescentes en donde se comprobó que cuando miraron sus teléfonos por algunas horas antes de dormir, usando lentes con filtro azul, se sintieron significativamente más cansados que usando gafas sin filtro azul. Por tanto, si usamos gafas con filtro azul, eventualmente podríamos evitar el insomnio que supone estar sobreexpuesto a nuestros aparatos.

En otra publicación se destacó como los lentes con filtro azul ayudaron a ciertos trabajadores que estaban expuestos a pantallas de computadoras a poder trabajar más horas sin que tuviesen síntomas de fatiga visual.

Si bien no podemos decir que esta herramienta es una «cura», según varios expertos puede ayudar mucho a elevar la calidad de vida de las personas, sobre todo los que estamos sobreexpuestos a esta luz azul.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *